jueves, 20 de abril de 2017

Reseña: El Crimen del Ganador.

¡Hola! Estamos aquí otra tarde con la reseña de la segunda parte de un libro... cautivador.
Se trata de la segunda parte de "La Maldición del Ganador". Tras el final tan sorprendente de la primera parte, llega "El Crimen del Ganador", un libro que he cogido con bastantes ganas dado que el primero me dejó con muchas dudas. En algunos momentos me he sentido algo... indignada porque han jugado con mis sentimientos (Y eso no mola) ¡Allá vamos!

Ficha técnica.
Título: El Crimen del Ganador.
Título Original: The Winner's Crime. 
Autora: Marie Rutkoski
Serie: Trilogía del Ganador #2
Editorial: Plataforma Neo 
Nº de Páginas: 392
Encuadernación: Rústica. 






















Sinopsis:
SEGUIR A TU CORAZÓN PUEDE SER UN CRIMEN.
La boda de un miembro de la realeza es el sueño de muchas chicas. 
Implica una celebración tras otra: bailes, fuegos artificiales y diversión hasta el amanecer. Pero para Kestrel significa vivir en una jaula en la que ella misma se ha metido. A medida que se aproxima la fecha de la boda, anhela contarle a Arin la verdad sobre su compromiso: que accedió a casarse con el príncipe heredero para que él pudiera ser libre. Pero ¿puede confiar en él? ¿Acaso puede confiar en sí misma? 
Kestrel está convirtiéndose en una maestra del engaño. Ha empezado a hacer de espía en la corte. Si la descubren, su país la considerará una traidora. Sin embargo, debe encontrar el modo de cambiar su despiadado mundo… y, en el proceso, está a punto de descubrir un espeluznante secreto.

Opinión personal:

El libro arranca unos días después del final del primero. Kestrel, como futura emperatriz tiene que asumir algunas funciones que no son todo lo que ella desearía. Arin ahora es la cabeza de un pueblo recién liberado, de una manera sorprendente. 
En esta segunda parte veremos a una Kestrel más feroz, más valiente y más poderosa en sus objetivos.
Es un personaje que en la transición entre el primer y este segundo libro, madura, y sigue con su personalidad tan atrayente y tan llena de pasión, pero a la vez tan fría y tan agresiva.

Arin, por otra parte es un personaje que cada vez endurece más su carácter (más de lo que estaba por las circunstancias que nos cuentan en el primer libro) y que asume sus nuevas funciones por el bien de su pueblo. Es un personaje leal, y esta faceta se muestra mucho en esta parte de la trilogía, ya que está dispuesto a todo, literalmente por el bien de Herrán. 
Mucha gente dice que el personaje es demasiado agresivo, demasiado duro e incluso cerrado, pero muestra una faceta tan leal, que todas esas facetas "negativas" se compensan con creces.
Las personalidades de los personajes (tanto principales como secundarios) avanzan hacia un instinto protector contra lo que ellos aman y lo que consideran "lo justo"
¿Qué es lo justo? Este libro te define la justicia desde los puntos de vista de varias personas, lo que te hace pensar cual es el verdadero significado de la palabra.
Los personajes secundarios, se ganan el aprecio. Bueno, hay uno que no, a ese personaje lo odio y lo odiaré hasta que alguien lo mate.
A veces los personajes secundarios son considerados como personas que no influyen en la trama o que son prescindibles. Aquí no. Cada personaje aporta algo a la trama (sea bueno o malo), y eso hace que los mires con otros ojos
La trama del libro sigue siendo tensa, con momentos relajantes donde Marie acierta perfectamente al meter escenas de humor, o escenas que cuentan partes de la vida de los protagonistas cuando eran más jóvenes. Estos te sirven para respirar hondo y prepararte mentalmente para lo que va a pasar.
Aún así...
Marie, esto no se hace.
Este libro juega con tus sentimientos constantemente. Cuando crees que todo va bien, de repente te das cuenta de que todo lo malo que podía pasar en tu mente, sucede en el libro. 
Es una montaña rusa de sentimientos, en el que estás en un estado de ansiedad permanente, porque como lector, te desespera la terquedad que muestran los protagonistas. (Arin, Kestrel... sois unos cabezones)

Siempre he dicho que las segundas partes (o libros de transición) son las más flojas de las trilogías, porque son el puente entre el comienzo y el desenlace. En este libro, pasa algo así. El principio si se hace un poco duro o pesado, porque la acción tarda en comenzar. Una vez que lo hace... no hay quien lo frene. La trama se desarrolla a una velocidad algo rápida.

Este libro expone como valores, la traición (en todo su esplendor). La traición para conseguir tus objetivos, y la traición para proteger aquello que amas. También el ingenio, el amor, la fidelidad...
Hablando de ingenio, me quedo sin duda con el de Kestrel (recordemos las polillas) y con el de Arin (con el código de hilos).

El final te deja sin aliento, es algo que se ve venir desde la mitad del libro, pero ver que eso ha pasado es dramático. Y justo cuando todas las luces se apagan y no ves la luz al final del túnel... el libro termina.
No asumo el final todavía, y no sé qué puedo esperar de la tercera parte si estas dos me han dejado sin aire en los pulmones... necesito respuestas.
Aún así es un libro que ha superado mis expectativas y no me canso de recomendar esta trilogía porque... es espectacular.

"—Kestrel, tú no eres así. La joven apretó la espalda contra el gélido cristal. 
—No sé a qué te refieres. 
—El tono de voz que has estado usando, tan alegre… 
¿Crees que no lo reconozco? Es el sonido que indica que estás tendiendo una trampa. 
Que te escondes tras tus propias palabras.
 sé que la que habla así no eres tú.
Puedes decir lo que quieras sobre mí, sobre lo que pasó entre nosotros, sobre la forma del sol y el color de la hierba y cualquier otra verdad de este mundo que quieras negar. 
Niégalo todo hasta que los dioses acaben contigo. 
Pero no puedes decir que no te conozco."




¿Vosotros lo habéis leído? ¿Qué opináis de él?
¡Nos vemos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario